Saltar al contenido
DEMASCARILLAS

Verdadero origen del coronavirus

El coronavirus mantiene en estado de alerta al mundo entero. Este virus es una afección que ataca las vías respiratorias, siendo similar a un resfriado común.  Los síntomas de este son: secreción nasal, tos, dolor de garganta y fiebre.

Recientemente se ha decretado como pandemia, es por ello, que las autoridades de todo el mundo están tomando las debidas precauciones para controlar el actual virus. Algo interesante es que lo que ahora parece el surgimiento de un nuevo virus, en realidad lo que algunos no saben es que el coronavirus ya era conocido antes de que se volviera polémico este 2020.

Origen del Coronavirus

Este virus se originó por medio de la experimentación de animales cuya mayoría eran pájaros y murciélagos. Este último es conocido por ser portador del virus SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Grave). El coronavirus comenzó a manifestarse en humanos debido a que las comunidades chinas se alimentan de muchas especies animales entre ellos el murciélago.

El coronavirus no es nuevo, ya ha existido antes. Anteriormente era conocido por ser una enfermedad que afectaba solo a los animales, luego empezó a manifestarse en humanos como una gripe leve y para nada mortal. Además de ello, no podía transmitirse de humano a humano.

El origen del actual coronavirus se debe a la alimentación con murciélagos en ciudades del medio oriente. Precisamente este animal portador de la enfermedad, al no ser cocinado y preparado adecuadamente dio como consecuencia una mutación del coronavirus animal con el coronavirus humano, dando como resultado este nuevo virus altamente contagioso.

 ¿Cómo se expandió este nuevo coronavirus?

El 31 de Diciembre de 2019 se detectaron varios casos de neumonía en Wuhan, China. Durante ese tiempo la mutación del virus aún era desconocida para las autoridades de salud de Wuhan.

El 1 de enero de 2020 se presentan sospechas de que la posible fuente del virus eran los animales salvajes vendidos en el mercado mayorista de mariscos de Huanan, en vista de ello, las autoridades sanitarias de China deciden cerrarlo.

El 5 de enero de 2020 se realizan análisis donde se concreta que el virus no corresponde al SARS. Por ello se empiezan a realizar con urgencia investigaciones sobre este nuevo brote.

El 11 de enero de 2020 se anuncia la primera muerte provocada por el virus. Se trataba de un hombre de 61 años que estuvo expuesto al virus en el mercado de mariscos.

El 24 de enero de 2020 se reportan los primeros casos de coronavirus en Europa, específicamente en Francia.

Ya para el 18 de febrero de 2020 la cifra de muertos por el coronavirus superaba los 2.000 casos.

Evitemos que se siga Propagando

Se puede contraer el coronavirus al tener contacto con una persona que esté infectada con el mismo. La enfermedad se propaga a través de las gotas que proceden de la boca o la nariz de la persona infectada al toser. Por ello, es recomendable mantenerse a más de un metro de distancia de una persona enferma.

Por último, para evitar que el virus siga contagiando a más personas es importante que si no se siente bien y presenta algún síntoma, permanezca en casa lo más que le sea posible.